lunes, 2 de septiembre de 2013

LA GUERRA TRIVIALIZADA

Mientras Obama cambia la paz por la guerra e intenta seguir a sus predecesores en la Casa Blanca en esto de "salvar" al planeta Tierra y a toda la galaxia; mientras los países de la UE reabren sus viejos problemas, morales y no morales, por apoyar o no a EE.UU. en dicha intervención, miles de civiles siguen muriendo en Siria. Un conflicto poliédrico y complejo que va más allá de la contienda civil, si es que podemos ser tan canallas de llegar a comprender una guerra. Los países occidentales hacemos la vista gorda -los orientales también- y miramos hacia otro lado o simplemente no miramos, lo que equivale a decir que trivializamos la vulneración de  los acuerdos internacionales sobre el uso de armas químicas, entre otras cosas, como si fuera la nadería más tonta. ¡Qué ruines somos! No podemos quedarnos impávidos esperando los próximos cadáveres y permitir que se utilicen armas y gases de destrucción masiva contra la población civil. Ahora es Siria, pero mañana, o tal vez dentro de unas horas, puede ser España. Esto es tan  nauseabundo que nos hace perder la dignidad, aunque en esto de banalizar el mal la sociedad está curada de espanto. Yo no los estoy y me sublevo.